La paella es un plato que nos identifica mundialmente. Cada paella que se hace es especial, aunque pueden parecerse todas, cada una es distinta. Es como una obra de arte, puedes hacer varias, pero cada una tendrá un toque distinto.

Esto es así porque son muchos y variados los ingredientes que se necesitan para hacer una buena paella, la graduación del fuego en cada fase de su preparación, cómo echamos el arroz, todo influye y todo son detalles, detalles que hacen que una paella sea excelente.

 

Evidentemente, sin materia prima de primera calidad, no puede salir una buena paella, los ingredientes pueden ser muchos y muy variados, pero la autentico radica en no sobrecargarla y usar los ingredientes sencillos y buenos.

La paella también es un símbolo de alegría. Es típico compartir la paella con familia, amigos, reuniones festivas, ponerla encima la mesa emanando el olorcito buenísimo que te hace la boca agua, y repartir entre todos, satisfaciendo las peticiones de cada uno: «Yo quiero el “socarrat, a mí ponme más arroz que tropezones, yo quiero la verdura,…y sabiendo que la solemnidad de la paella es que siempre da para repetir y nunca sienta mal.

 

 

El Restaurante Nogal tiene raíces del Levante, y el culto a la paella le viene de aquí, recuerdo a mis abuelos escogiendo el tipo de leña para la paella, preparando las verduras, controlando la llama en cada fase , preparando la carne, era un acontecimiento que disfrutábamos porque todos podíamos participar en algo. Parece simple, humilde, pero lo sencillo vale por más, es el arte, el rato que compartes y el premio que se asoma entre las llamas y el vapor que se come.

 

La paella es sabor, alegría, compartir, satisfacción, es más que un delicioso plato, lleva implícito muchas emociones, empezando por la del cocinero, que pone toda su concentración en hacerla única, una vez más.

 

En Nogal, tenemos una carta de paellas, las preparamos en el momento de solicitarla, y las servimos en la mesa, en la propia paella, para que seáis vosotros quien tengáis el honor de repartir al gusto de todos. ¡Los esperamos!